Algo pasa con mi “feisbuc”

littlemalalua¡Pues sí que soy original! Lo digo por el título, obviamente. ¿Qué les parece si hablamos del famoso “feisbuc”? Pero voy a tratar el tema desde un punto de vista de usuaria, no como Social Media -que para eso Malalua es un blog personal, y en un blog personal servidora hace lo que le da la gana-.

A lo que iba. Con la excusa de ser una mujer polifacética, tengo un perfil personal con más de 2700 amigos. Igualmente, también poseo una página “me gusta” de este blog (enlace), que tiene algo más de 1200 amig@s. Vamos, que sumando sendos perfiles tengo casi 4000 amigos, ¡pues sí que soy una chica sociable! Hablando en serio, estoy muy agradecida de las personas que han tocado “me gusta” en la página de Malalua, ¡gracias! Respecto al perfil personal… Qué quieren que les diga, me hace gracia que me añada tanta gente. ¡Menuda fauna se mueve por la Red! Y lo de fauna lo digo con cariño 🙂 Pero, seré honesta, se podría hacer un estudio sociológico con un sólo perfil de una red social.

  • ¿Por qué me añade la gente? Hipótesis.

En primer lugar, debemos tener en cuenta mi género. Soy mujer. Subo fotos (no enseño las tetas, de ahí que mi popularidad sea moderada) y he salido en televisión. ¿Por qué acepto a desconocidos? Aparte de porque me apetece, no está de más tener un potencial público para mis escritos, ilustraciones, fotos, noticias y payasadas varias. Por supuesto, el tema profesional también tiene mucho que ver, no sólo el Linkedin es una red profesional, también el FB puede ejercer dicha función. Pero, ahora que lo pienso… ¡Esperen! ¿A que va a ser que me añaden pensando que, como he ejercido de directora de producción de un largometraje, tengo dinero para producir películas, cortometrajes o a saber qué? Pierden el tiempo… Vamos que sí lo pierden, ¡ja!

Es broma.

Lo que sí es cierto es que algunos hombres se aburren mucho. Se dedican a añadir jovencitas (ejem) para molestarlas vía mensajes privados y chat. En mi caso, si el mensaje que me envían tiene algo que aportar, tengan por seguro que siempre contesto. Uf, pero el chat del Facebook es otra historia…

  • Típica ventana de chat en mi perfil Facebook.

– Desconocido: hola.

– Yo: (dubitativa y pensando “¿éste quién es?”) ¡Hola!

– Desconocido: eres muy guapa… ¿De dónde eres?

– Yo: …

(Te has desconectado del chat).

*

¡Pero vamos a ver! ¿Cómo que de dónde soy? ¿No sabes que existe una pestaña que se llama información?

*

Otro ejemplo:

– Desconocido: hola.

– Yo: … (no me he dado cuenta o es la décima ventana abierta).

– Desconocido: ¿por qué no contestas?

– Yo: … Hola, perdona, estaba ocupada.

– Desconocido: ¿de dónde eres?

– Yo: …

(Al rato)

– Desconocido: hola.

– Yo: …

– Desconocido: hola, ¿qué tal?

– Yo: …

– Desconocido: eo, ¿estás ahí? ¿De dónde eres?

(Te has desconectado del chat).

En realidad, no me molesta que me hablen por chat desconocidos o desconocidas (para dejar de serlo habrá que charlar, ¿no?), lo que sí es insufrible son las intenciones de algunos/as. Recuerdo que una vez a uno le dio por insultarme porque no le contestaba (es que se pasó tres pueblos). Para evitar situaciones desagradables decidí no volver a tener el chat abierto. Por lo menos existe la opción de mensajes.

Sí, lo sé. Los mensajes privados merecen un post aparte…

  • Fer

    ¡Me mató la parte del chat! xD

  • ylka

    Ja, ja, ja, ¡si pongo los mensajes privados! ¡Uf! Ya pondré alguno 😛

  • Ángela

    Nena, ¡qué bueno el post! Si no estuviera en la oficina, aún estaría llorando 🙂

    Tq+!

  • ylka

    Gracias cielo ^