Confesiones de una Social Media Addict (II)

Advertencia: en este post, espero sepa disculparme la RAE, utilizaré lenguaje 2.0. Tropelías para ilustre institución, pero habituales en la jerga de la Red. Aunque con las nuevas reglas ortográficas, poco importa si me tomo la licencia de utilizar dicho lenguaje…

locaConfieso que soy una Social Media Addict. Pertenezco al 10% de los usuarios de la Web 2.0; aquéllos a los que nos encantan, en demasía, los medios sociales. Recuerdo perfectamente el día (allá por el 99) que adquirí mi primer módem: un insípido sábado que dejó de serlo en cuanto salí de la tienda de informática con uno de 56k bajo el brazo (6.000 pesetas de mi primer sueldo, por cierto). Sin cortarme un pelo, desmonté la carcasa de mi PC e instalé el módem que era de tarjeta. Sí, yo solita instalé el susodicho. Lástima que la conexión a Terra se cayera cada 5 minutos… Migré a Canarias Telecom, pero también duré poco.

Para no alargar el tema, una vez que conseguí una conexión decente, comenzaron mis labores de investigación en la Red. ¿Qué se podía hacer en este nuevo mundo? Me registré en foros (creé varios), intenté ser sociable en los chats (pero no me gustaban; sólo se salva el IRC Hispano) y me interesé por la creación de webs (acabé aprendiendo código hmtl, y me gustaba mucho el PHP-Nuke, je). Encontré sumamente fascinante los tutoriales, los cuales devoraba (y sigo haciéndolo, pero en versión vídeo). He de reconocer que probé programas para “entrar” en otros ordenadores, en un alocado intento de ser hacker. Me descargaba programas sin ton ni son; incluso intenté aprender a programar en Visual Basic. Conocí el Napster, el cual tenía más virus que canciones. Mi madre me preguntó si quería estudiar informática. No, gracias.

En esta vorágine de conocimientos que me brindaba la Red, encontré un lugar donde confluían simultáneamente muchas personas: los Massively multiplayer online role-playing game (MMORPG), es decir, los videojuegos de rol multijugador masivos en línea (Tibia, Argentum Online, Ultima Online, Linage, etc.). Juegos donde interactuabas con cientos de jugadores de diferente nacionalidad. Los foros de estos juegos eran hervidero de personas ansiosas por entretenerse, mantener el contacto, aprender (lo mismo que los usuarios de redes sociales actuales). Los perfiles de usuarios exhibían una parte de nosotros, sin desvelar quiénes éramos realmente. Espacios para jóvenes con intereses comunes. La antesala a la Web 2.0. Me acabaron nombrando Gamemaster y moderadora de foros. Me encantaba suscitar debate. Qué recuerdos. Tengo muy buenos amigos que conocí en estos sites.

Paralelamente a esta pasión, continué con mi vida normal. Estudié mis dos carreras, hacía deporte, trabajaba, salía con mis amigos… Pero asistía como espectadora de excepción a la revolución que nosotros habíamos gestado en nuestros guetos en la Red. Muchos mantuvimos el contacto a través de los foros, el MSN (¿quién se acuerda de la opción que te dejaba poner el avatar enorme, ja, ja, ja?), etc. Empezamos a “dar la cara” gracias al MSN Spaces. Las primeras cámaras digitales eran perfectas para, facilmente, descargar las fotos y publicarlas (era un rollo utilizar el escáner). Además, nos dejaban editar nuestro espacio: colores, letra, módulos… Recuerdo que tenía “amigos” con más de 500 fotos en su space. De ahí, di el salto a la blogosfera, pero ésa es otra historia.

Puedo decir orgullosa que, con mis 27 años, he asistido y participado en la revolución de las redes sociales. Me pongo en el lugar de los usuarios, pienso y siento como ellos, ya que, desde un principio fui una más. Bien es cierto que, en toda comunidad, se necesita una figura a la que seguir; antaño, los moderadores o administradores eran admirados, respetados o criticados. No era fácil pertenecer a esta élite, ya que tenías la responsabilidad de dinamizar y censurar. Y, aunque ahora existan cursos de Community Management, siento decirles que la auténtica escuela en la gestión de las comunidades fue la moderación de foros, chats y comunidades de juegos online. Queda dicho.

*

¿Alguien se ve reflejado en estas palabras?

  • Gran post!

    Yo también he vivido muchos de esos momentos, la cantidad de foros, chats y MMORPGS que he recorrido a mis 27 años también 😀
    Acabé moderando algún foro y menudas se liaban!

    Me ha gustado mucho ese repaso a tu vida online 😉

  • ylka

    ¡Gracias Álvaro! Y está bastante resumida. En próximas entregas les contaré más cosillas de esos años… ¡De aquellos maravillosos años! Aunque ahora todo está muy “guay” con las redes sociales, no sé, aquella época era más emocionante, ya que estábamos todos aprendiendo…

    No me extraña que seas CM y que te apasione, ¡nosotros sí sabíamos lo que era una comunidad alocada! Ay, esos foros…

  • David

    Buenas noches, Ylka.

    Me llamo David y no, no nos conocemos de antes.

    Si te escribo es porque, justo cuando iba acostarme, puse Facebook un momentito, por satisfacer mi curiosidad de última hora, y me salió tu nombre y foto como “persona que tal vez conozca”, según Facebook. No pude evitar la tentación de entrar en tu perfil donde, a su vez, encontré las urls de tus webs, las cuales curioseé mediante lectura rápida, especialmente malalua.com y este artículo que has publicado (“Confesiones de una Social Media Addict (II)”).

    El artículo en cuestión me ha parecido particularmente divertido (para bien), porque comparto una buena parte de tu biografía como internauta. Además me trajo muy gratos recuerdos 😉

    En mi caso me inicié algunos años antes, cuando la tarifa plana era inexistente y un modem de 33.600bps era la leche. También me dijeron de porqué no estudiar informática, que tenía facilidad, pero me rebelé y me metí en una carrera de letras. Viví la época del IRC-Hispano, lugar en el que conocí gente bastante interesante pero en canales profesionales o de temáticas muy concretas. Hice mis primeros pinitos como “hacker”, más o menos como tú. Usé durante una temporada el ICQ, lo abandoné en beneficio del Messenger. En cuanto a programación, en mis comienzos empecé con el Basic, cuando tenía un ZX Spectrum con teclitas de goma, el clásico de toda la vida. Pero posteriormente lo más que programé fue la Logoturtle en el colegio (una chorrada) y algo de Turbobasic cuando ya tuve mi 286 para probar a hacer archivos trampa para gastar bromas a los amigos. También usé Napster, gracias al cual conocí algunos grupos musicales que marcaron un antes y un después en mis preferencias musicales, como Mago de Oz o Nightwish.

    Los MMORPGs los probé tangencialmente, especialmente el Tibia, el cual había olvidado completamente hasta que leí tu artículo. ¡Qué gratos recuerdos me ha traído recordarlo porque estaba de erasmus cuando lo jugué! (Curso 98/99) 🙂 Sin embargo, tanto a los MMORPGs como a los foros, en general, no les dediqué mucho tiempo porque ya por entonces no tenía tanto tiempo como años antes.

    El MSN Spaces no lo llegué a usar, ya que por entonces pasé la época de “me he pasado mucho con el PC necesito descansar”, por lo que me desconecté durante una temporada del mundo internáutico salvo para mantener contacto con los amigos, leer prensa, email y las clásicas actividades, pero sin profundizar ni atender a las novedades.

    Actualmente me he aficionado bastante al Facebook y quizás en breve me abra una cuenta de Twitter (si no lo he hecho aún es porque si se da uno de alta en una red social, se cual sea, es para hacerlo bien y no para dejar un perfil descuidado que perjudique tu imagen online, por eso me di de baja en Tuenti)

    En fin! Ya va siendo hora de dormirme. La verdad es que me estaba costando pillar el sueño porque me vino una “inspiración” súbita para terminar un trabajo pendiente y después empaté con este email, 😉

    Aaaaadios, como decía Gomaespuma.

    P.D.: Coincido 100% contigo y así lo he venido diciendo siempre: la mejor escuela para aprender moderar y gestionar comunidades es la experiencia como Internauta en chats, foros, etc… En mi caso, por ejemplo, los años que llevo me han permitido aprender a empatizar a pesar de las limitaciones de comunicación no-verbal.

  • ylka

    ¡Hola David!

    Antes que nada, muchas gracias por tu comentario. ¡También me has hecho recordar detalles que había olvidado! Me encanta conocer a otras personas que vivieron los inicios de la revolución actual, y que comparten estos gratos recuerdos.

    ¡Un abrazo y bienvenido!

  • Recuerdo que la primera vez que entré en Internet, acababa de ingresar en el hospital para una cirujía “menor”, que me tuvo 5 días hospitalizado. Corría el año 97. Mi interés en la red se centraba en jugar online a Diablo (Blizzard) y ver porno (¿por qué no confesarlo?). Messenger no existía todavía y fui usuario de IRC-Hispano un mes después de haber sido presentado en sociedad., en el cual fui operador del canal Canarias, posición tan ansiada por numerosos frikis (aunque no lo digo con ningún tipo de orgullo). He conocido desde chats virtuales en 3D hasta el resurgir de redes sociales, y diciendo esto me entra complejo de señor mayor.
    Por supuesto, también fui usuario de foros (en exceso, quizá). Por eso tengo que admitir que me siento muy identificado con este artículo. ¡Gracias por el guiño a la nostalgia!

  • ylka

    ¡Hola Rayco!

    ¡Pues sí que te puedes sentir identificado! Eres de la vieja escuela, de los que realmente comprenden el funcionamiento de las redes sociales. Tienes razón en lo del IRC, ¡cuántos soñaban con moderar canales! Era una posición de prestigio dentro de la Red; y, aunque muchos lo deseaban, los que lo alcanzábamos nos resultaba algo natural, sin mayor importancia.

    ¡Un saludo!

  • Capitán Haddock

    Hola ylka, me he topado por casualidad con tu pequeño espacio. La verdad es que tu post me llenó de nostalgia. Tengo 25, y todavia recuerdo mi pentium 100 con sus 33.6 k de idecnet. Tenía unos 12 años y la verdad es que recuerdo esa época como la mejor. Creaba websites de mp3 antes incluso de napster, me acostaba a las seis de la mañana hablando en efnet con gente que me doblaba en edad. Fue una época en la que me sentía afortunado de hablar inglés. Era curioso que a mi edad conociera un mundo que muchos de los mayores desconocían. Siempre pensé que me aprovecharía de ello, de esa precocidad, pero el tiempo ha pasado, y no he sabido aprovechar el tren. Vi el boom de internet en mi cara, toda la gente era mera aficionada…si supieras todos los ordenadores que he arreglado gratis..en fin ahora estoy en un punto que no tengo ni facebook. Se ha perdido la magia. Las redes sociales son patéticas. Antes solía escribir, ahora solo quiero whisky. Hace tanta soledad que hasta las palabras se suicidan.

  • ylka

    ¡Hola Capitán!

    Antes que nada, es un placer para mí que uno de los pioneros de la Red haya comentado este post. Cierto, en aquella época muchos nos acostábamos de madrugada, ya que todo lo que nos brindaba Internet nos fascinaba. Fuiste uno de los “afortunados” en conocer sus entresijos y me imagino que te hará “gracia” este boom, ya que antes éramos unos pocos.

    Es una lástima que personas como tú, que hasta arreglaban los primeros PCs, no sean los que estén detrás de las empresas “expertas” en la Red. Me hace gracia los que van a cursos para dedicarse a esto. Por eso te doy la razón: “se ha perdido la magia”.

    Por último, sólo te pido que no recurras el whisky, seguro que la escritura te volverá a llenar como antes.

    Un abrazo enorme,
    Ylka.

  • dagosalas

    hola Ylka, me gusta tu foro y este post me hizo recordar muchas cosas, yo soy Mexicano e inicie con Internet en el 92 con modems de 2,400 y viendo “fotos” de mujeres en codigo ascii :), obviamente participe en muchos BBS y foros, los juegos no son lo mío pero si entendía a mis amigos que jugaban calabozos y Dragones 🙂
    Y aprender Linux y saber crackear y hackear era casi obligatorio.
    En fin, que me has hecho recordar la buena vida. Un saludo. 😀

    • ylka

      ¡Hola Dagosalas!

      Antes que nada, bienvenido a mi blog. Me alegra mucho haber conseguido hacerte recordar esos buenos momentos.

      ¡Un saludo enorme!
      Ylka.