Gurús prefabricados

James Bond, aspirante a gurú.

No me caen mal los gurús, prometido. Sobre todo los que tienen una corte de groupies en todos sus perfiles, a lo rock stars. Estos gurús, personajes casi inalcanzables, carismáticos y que llevan tropecientos años en Internet, recorren toda la geografía española impartiendo conferencias y asistiendo programas de radio y televisión con un speech memorizado de pe a pa. Además, son influencers genuinos, de esos que si te recomiendan te suben el contador de Twitter a 5000 followers. Adorables.

Por tanto, quienes me tocan las narices son sus detractores, en su mayoría, gurús frustrados. Mamarrachos que lamerían unos cuantos traseros con tal de llegar a tener una vida como la de los que critican. Censuran en sus blogs aquellas conductas que juzgan impropias para tal cargo. Y si a eso añadimos que no se atreven a citar con nombre y apellidos a los que ponen en entredicho, apaga y vámonos. ¡Envidia cochina! Pero, esperen, todavía hay más.

Yo también puedo escribir un decálogo del perfecto gurú. Rectifico: del perfecto imbécil. Porque, lo crean o no, algunos lumbreras piensan que así nace una autoridad intelectual cibernética. Error. El gurú se hace gracias a las masas que consideran su opinión válida y compartible. No creo en los gurús prefabricados; es una sandez considerar que adoptando ciertas actitudes llegarás a vivir del cuento. Igualmente, soy consciente de que hay sabelotodos infumables, que jamás contestan a sus groupies, entre otras reprochables actitudes, pero ese es otro tema que espero algún día tratar.

Yoda, gurú supremo.

A lo que iba. Veamos como ser un gurú en los ámbitos relacionados con el marketing o en otros susceptibles de presencia “gurusil”:

Hazte un perfil en Facebook y añade a todo dios. Posteriormente, alardea de que no das a basto con tanta gentuza en tu perfil y abre una página Like –tu generosidad no conoce límites-. No descuides tu foto de perfil: si eres chico, corbata; si eres chica, escote. Ah, y recuerda que solo debes contestar a tus conocidos, colegas de profesión u otros gurús. El resto de mortales solo merece indiferencia y si acaso una contestación seca, cortante.

– Hazte un perfil en Twitter, la red social de los famosos. Comienza por seguir a tus conocidos y a los amigos de tus conocidos. Y, cuando ellos te sigan, unfollow a todo lo que se menea. ¡Y ni se te ocurra seguir a más de 100 followers o tu Klout acabará por los suelos! Ojo con las listas, deben ser exclusivas, merecedoras de tu halo de sabiduría, oh gurú. Moderación con los replies, solo puedes responder a gurús, colegas y famosos. Importante: prohibido el WhatsApp con tus amigos populares, utiliza Twitter. ¡Que se mueran de envidia los demás!

Hasta aquí el decálogo del perfecto imbécil, que no gurú. Y no porque no se me ocurran más puntos, sino porque el post se está alargando más de lo debido y ha quedado claro por donde van los tiros. Por último, me gustaría aclarar que en este texto quedan exentos, de momento, los fashion bloggers, MUA y videobloggers de YouTube. Ya les explicaré el porqué.

  • ¡Vaya! Es de esos artículos que tanto me gustan, aplaudo cada uno de los puntos. Los gurús no se fabrican, como dices, si alguien es gurú es porque la gente lo considera así. 

    ¡Bien Ylka!  Un abrazo.

    • Anonymous

      Gracias Ivan y bienvenido a mi blog. Este es uno de esos temas que me apetecía tratar y no tenía muy claro el enfoque. Este es el resultado de un arrebato.

      Un saludo enorme 😉

  • ¡Vaya! Es de esos artículos que tanto me gustan, aplaudo cada uno de los puntos. Los gurús no se fabrican, como dices, si alguien es gurú es porque la gente lo considera así. 

    ¡Bien Ylka!  Un abrazo.

    • Gracias Ivan y bienvenido a mi blog. Este es uno de esos temas que me apetecía tratar y no tenía muy claro el enfoque. Este es el resultado de un arrebato.

      Un saludo enorme 😉

  • jajaja, menudo despotrique! tienes un cierto grado de razon en todo lo q dices, pero (y sin animo de critica) o soy un perro muy verde o lo que hagan y digan los demás cada día me importa menos. Será que aun no tengo a mi yoda al que seguir ni sus detractores imperiales contra los que despacharme. Pero q quede en acta que una sonrisa me has arrancado. 😉

    • Para mí tu comentario no es ninguna crítica, todo lo contrario. No obstante, este post nace como una reacción a lo que tengo que leer diariamente, ya que llevo más de un año trabajando en una empresa de marketing digital. Fue inevitable que me inspiraran, pero normalmente me importa un bledo lo que hagan. Ya lo dije una vez…

      Me alegra saber que al menos te he arrancado una sonrisa 😉

  • Jor Go

    jajaja, menudo despotrique! tienes un cierto grado de razon en todo lo q dices, pero (y sin animo de critica) o soy un perro muy verde o lo que hagan y digan los demás cada día me importa menos. Será que aun no tengo a mi yoda al que seguir ni sus detractores imperiales contra los que despacharme. Pero q quede en acta que una sonrisa me has arrancado. 😉

    • Ylka Tapia (Malalua)

      Para mí tu comentario no es ninguna crítica, todo lo contrario. No obstante, este post nace como una reacción a lo que tengo que leer diariamente, ya que llevo más de un año trabajando en una empresa de marketing digital. Fue inevitable que me inspiraran, pero normalmente me importa un bledo lo que hagan. Ya lo dije una vez…

      Me alegra saber que al menos te he arrancado una sonrisa 😉

  • Creo que eres de las mías, porque pienso exactamente como tu. El tema de los gurús, o mas bien “falsos gurús”, la verdad es que da para horas y horas de conversación. 

    Saludos!! 🙂

    • Anonymous

      Ja ja ja, es lo que tiene leer sandeces todos los días en Twitter, ¡por eso me entiendes! 😛

  • Creo que eres de las mías, porque pienso exactamente como tu. El tema de los gurús, o mas bien “falsos gurús”, la verdad es que da para horas y horas de conversación. 

    Saludos!! 🙂

    • Ja ja ja, es lo que tiene leer sandeces todos los días en Twitter, ¡por eso me entiendes! 😛

  • Puede que tengas razón, pero si todo el mundo se pusiera a criticar las malas prácticas de otros no acabamos en la vida. Todo esto se convierte en algo baladí si no se dicen al menos nombres o pistas de quienes son esos personajes, pero bueno tampoco aportaría nada, si se sabe la forma de descubrirlos y se pueden identificar a la primera, problema resuelto.Saludos,

    • Este post es para aquellos que se dedican a criticar sin ton ni son a todo lo que se menea. Ahora bien, si te vas a pasar media vida censurando a supuestos gurús, al menos atrévete a dar sus nombres. Pero en general me meto con los que aspiran a este puesto y son unos estafadores 🙂

  • rexposito

    Puede que tengas razón, pero si todo el mundo se pusiera a criticar las malas prácticas de otros no acabamos en la vida. Todo esto se convierte en algo baladí si no se dicen al menos nombres o pistas de quienes son esos personajes, pero bueno tampoco aportaría nada, si se sabe la forma de descubrirlos y se pueden identificar a la primera, problema resuelto.Saludos,

    • Este post es para aquellos que se dedican a criticar sin ton ni son a todo lo que se menea. Ahora bien, si te vas a pasar media vida censurando a supuestos gurús, al menos atrévete a dar sus nombres. Pero en general me meto con los que aspiran a este puesto y son unos estafadores 🙂