Pesimismo tecnológico

Evolución móviles

[T]ransitamos desde hace dos siglos por el sendero de una revolución tecnológica jamás pensada, ideada o descrita por autores de ciencia ficción. Absortos y subyugados por Internet, ‘aislados’ con ordenadores y móviles inteligentes que nos permiten comunicarnos en sus redes de forma masiva, en grupo, matando el individualismo a favor de la ¿consciencia colectiva?, cuando en realidad muchos teclean con frustración y desprecio hacia los demás.

Leo en algunas bitácoras que la brecha digital es mentira, una manipulación, pero me confunden los conflictos en países subdesarrollados y en vías de desarrollo o incluso la continua emergencia nutricional en el Cuerno de África. Mientras Occidente y parte de Oriente se desprenden de lo físico para entregarse sin reservas a un entorno digital, como anteriormente lo hacían con la fe religiosa, aún hay millones de habitantes que jamás han visto o tocado un ordenador, menos un smartphone. Un mal superado etnocentrismo que cada día incrementa la tasa de jóvenes menores de 30 años que se sienten desorientados, profundamente deprimidos.

Manipulados, asfixiados por sistemas que aparentan ser democráticos cuando en realidad son una maquiavélica evolución de lo anterior; de los poderes concentrados en personajes sin escrúpulos, tan hastiados como nosotros, con el añadido de que en sus manos se decide nuestro futuro. A veces parece que no existe forma tangible de impedir este desangrado, esta intoxicación colectiva para sostener y perpetuar las históricas luchas de poder.

Aun así, aunque mis palabras estén empapadas de pesimismo, sí creo que en una redención auspiciada por el pensamiento crítico y en la creatividad de la ciencia y la tecnología. Es más, las herramientas tecnológicas ya están asentadas y la creatividad está a nuestro servicio para compartir conocimientos y experiencias en la denominada sociedad en red. También los hay que apuestan por las sociedades tecnócratas, pero cómo avanzar hacia ese modelo de sociedad —cuyo valor fundamental es ‘la razón’— si continuamos inmersos en una espiral de miedos sostenidos en gran parte por la propia Red.

Follow my blog with Bloglovin

  • Chapó.

    Y no puedo hablar de este tema, el cual me acelera, porque entonces me tiraría un mes escribiendo el comentario…

    • Ylka Tapia

      Uf, pues no sabes lo que me encantaría leer tu comentario… 😛

      • Entonces será una buena idea para un post.

        🙂

  • muy interesante muchas gracias 😀

  • Lo has dicho todo, poco más se puede añadir.