Tasando Google

22/02/2014

[N]o se sostiene la justificación de tasar a los agregadores por enlazar artículos o noticias. Tras una década gestionando una bitácora personal, agradezco que Google News o Menéame coloque mis publicaciones en los primeros resultados para así obtener a cambio más visitas. Muchas visitas. Pero claro, entiendo que esto tiene un coste, no para mí, por supuesto, sino para las plataformas; ¿o es que acaso creemos que el servicio es completamente gratuito? Todo negocio, sea digital o no, tiene unos gastos de infraestructuras y de personal, y, no nos engañemos, busca una rentabilidad económica, que para eso es una empresa. Por tanto, los agregadores introducen publicidad para no solo cubrir costes sino también para obtener beneficios. Y sí, es muy probable que estos últimos sean elevados, pero es el resultado de la reconversión del tráfico web.

Y hete aquí donde no se sostiene la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. ¿Por qué debería una plataforma pagarte por un servicio del que, si quieres, puedes excluirte? Es más, solo hay que establecer unos protocolos mediante los robots.txt, los cuales indican al buscador que no indexe. Es decir, es una cuestión de voluntariedad, por lo que no tiene cabida, en principio, dicha exigencia. Y esta información la ha subrayado el departamento jurídico de Google España, por lo que todo apunta a que, cuando se produzca una comunicación oficial, irá en este sentido.

Querer estar y encima cobrando. Así se simplifica el texto de la reforma. Poco importan los daños colaterales en la incipiente economía de los medios digitales a pequeña escala, que basan su rentabilidad en, precisamente, obtener visitas y que estas se traduzcan en euros, ya sea mediante Google Adsense o agencias de publicidad que contratan publirreportajes, vídeos o banners. Si se aprueba, ¿quién nos garantiza que el buscador, por ejemplo, no discrimine a los enlaces españoles y que así se pierdan drásticamente puestos en la clasificación de noticias? Lo hizo en Alemania, con un acuerdo de por medio. De igual modo, no me refiero a los grandes grupos de comunicación, que estiman millones en ganancias (hasta 50), sino a los emprendedores, a los que viven de sus propios espacios digitales. Los expertos dudan de que este sea el camino para monetizar la comunicación en la Red.

Publicado en DA

  • Pues se puede decir más alto pero no más claro.

    Se van a cargar buena parte de la blogosfera, no solo la profesional, también la amateur.

    Una pena.