Lo ridículamente correcto

El lenguaje políticamente correcto procura sustituir vocablos aceptados por una comunidad por otras denominaciones de nuevo cuño que no consiguen sus cometido sino solo son «una enfermiza ocultación de la realidad a través del eufemismo».