Una bloguera española nominada a los Bloglovin’ Awards 2012

[E]l nivel de notoriedad alcanzado por algunas fashion bloggers a nivel internacional -sean o no escaparates de egos- ha convertido el blogging en la actividad de moda en la moda, valga la redundancia. Tanto treintañeras como adolescentes se dejan el dinero propio o ajeno en trapitos de alta costura o low cost. Respecto a esto último, recuerdo que, cuando empecé en el mundillo de los blogs, se estilaba que sólo aquella mujer con un alto poder adquisitivo podía publicar fotografías de sus outfits. Los tiempos cambian.

Continue reading “Una bloguera española nominada a los Bloglovin’ Awards 2012”

¿Me das un consejo para ser “blogger”? (2ª parte)

Tras este corto periodo de reflexión, entre el primer post y éste (tres meses de nada, je), toca continuar hablando de cómo ser blogger y no tirar la toalla. Dado que la primera entrega tuvo relativo éxito, no seré yo quien les prive de seguir ahondando en el universo blogueril, a través de mi corta experiencia (7 años) como bloguera.

Como no tengo muy claro por dónde empezar esta segunda parte, retomo el hilo del final de la primera. Supongamos que ya tienen montado el blog, con un diseño medianamente aceptable. Sin querer profundizar mucho en este aspecto, les sugiero que tiendan a la sobriedad, pero sin renunciar a sus gustos. Me explico: si te gusta el color rojo, por ejemplo, prueba a poner el título del blog en este color, pero no el fondo, ya que la idea es que no salgan espantados los potenciales seguidores. Moderación, señoras y señores. Nunca está de más echar un vistazo a las bitácoras de nuestros blogueros preferidos, pero jamás, jamás, copien un diseño en su totalidad. Una cosa es inspirarse y otra es calcar.

Continue reading “¿Me das un consejo para ser “blogger”? (2ª parte)”

¿Me das un consejo para ser blogger? (1ª parte)

Lo sé, lo sé… Mi última actualización fue el segundo día de este año, y ha pasado más de una semana, pero más vale una semana después que nunca, ¿verdad? Sobre todo por el tema que nos ocupa: el blogging. Con este post pretendo atender, parcialmente, las solicitudes de consejos que me habéis hecho algunos. La blogosfera no es país para viejos.

Y como es habitual en mí, primero debo hacer una aclaración: lo que van a leer es mi opinión personal, basada en mi experiencia como blogger. Quiero decir que soy consciente de que dichos consejos no provienen de una gurú o “egoblogger”, ni pueden utilizarse como un manual de blogging. Dicho esto, pongámonos manos a la obra.

Ah, una cosa más: hoy sólo veremos unas pinceladas sobre el arte de bloguear. Y digo arte porque no es una actividad que se pueda tomar a la ligera, ya que requiere de tiempo, dedicación y mucho cariño. No es una obligación en sí, pero en cuanto seas consciente de que tienes una audiencia, te deberás a ella. Porque no me dirán que quieren un blog para autocontemplarse. ¿Verdad que no? Uf, estoy a punto de irme por las ramas y empezar a disertar, para variar, sobre el “egoblogging“. Pasapalabra.

Continue reading “¿Me das un consejo para ser blogger? (1ª parte)”

¿(Nos) vendemos los “bloggers”?

Ahora que está de moda la combinación (fatal) de términos “neutralidad+ Red”, he realizado el “sano” acto de reflexionar sobre la interesante relación que han establecido las marcas con los bloggers. Corregidme si me equivoco, pero es una relación que está muy afianzada en los blogueros de moda y MUA (make up artists). No obstante, también se ha extrapolado la tendencia a los gurús (líderes de opinión, influencers) y bloggers en general. Evidentemente, tienen mucho que ver en ello las agencias de publicidad y marketing, ya que éstas se encargan de ser mediadoras entre la empresa y el bloguero “perfecto” para éstas.

No obstante, es de rigor puntualizar un elemento antes de meterme en materia: un bloguero no es periodista. Se los dice una Licenciada en Ciencias de la información (rama Periodismo), es decir, periodista hasta la médula por vocación y por carrera, que también se considera bloguera por méritos propios (¡ya son 7 años diseñando y gestionando blogs!); por tanto, me atrevo a afirmar que no debemos esperar ningún tipo de objetividad y/o neutralidad en blogs personales.  Sí, lo reconozco, a mí eso del “periodismo ciudadano” no me convence, que no significa que lo censure. Para nada. Cualquier ciudadano tiene todo el derecho del mundo, más en la Red, a exponer sus opiniones o de informar de algún hecho noticioso que haya llegado a sus oídos. Pero ¿dónde queda la interpretación de la noticia? Bah, éste no es momento ni lugar para debatir sobre esta denostada profesión. Ojo, mi más absoluto respeto y admiración por aquellos bloggers que luchan, desde las trincheras de sus blogs, contra la censura, arriesgando incluso sus vidas. Ése es otro tema.

Continue reading “¿(Nos) vendemos los “bloggers”?”

Sois una panda de desvergonzados

¿Por qué en Internet muchos no tienen reparo a la hora de “exhibirse” de manera indecorosa? Es un tema controvertido donde los haya, porque los que no lo hacen los tachan de egotistas o maleducados. No obstante, la cuestión es más compleja de lo que parece, y tiene mucho que ver con la psicología humana (como todo en la vida). Fijo que mis lectores psicólogos o psiquiatras disfrutan mucho analizando este “peculiar” comportamiento. Pero para los que no sois expertos y os interesa dicho tema, os daré unas pinceladas de las que yo considero las causas fundamentales de dicha actitud (mis conocimientos en psicología se remontan a un par de asignaturas en Trabajo Social, espero sepan disculpar mi atrevimiento):

“Soy anónimo/a”: percepción ilusoria sin lugar a dudas. Paradójicamente, es más sencillo ser “invisibles” en nuestro entorno social que en la Red. Cualquier avispado usuario puede saber desde dónde nos conectamos o si nuestro nombre, apellidos y DNI figuran en el BOE (o BOC, en el caso canario). Aun así, algunas personas se muestran de manera indecorosa, soez y desvergonzada, creyéndose “anónimos” tras un ordenador. Craso error.

Continue reading “Sois una panda de desvergonzados”