El lenguaje y la Red

iPhone 4

[E]xiste una creencia errónea respecto al buen uso de la lengua en los medios sociales, sobre todo en las redes más populares, tales como Facebook, Twitter, Tuenti, etc. Aquellos que creen que se expresan correctamente no asumen que el lenguaje es un órgano vivo, que evoluciona y se enriquece de los usos de los hablantes (‘la productividad’, propiedad del lenguaje humano, nos hace capaces de crear estructuras lingüísticas infinitas). Por ello, es inevitable que un medio como la Red esté modificando sustancialmente las reglas del juego.

El diálogo en los medios sociales propicia que los textos posean una vida más larga, ya que han dejado de ser discursos unilaterales, ahora la escritura es pública; no como en siglos anteriores que se reservaba a ciertos grupos sociales formados por periodistas, escritores, profesores, traductores, por citar a unos pocos.

«El lenguaje humano es único y nos hace únicos».¹

Continue reading “El lenguaje y la Red”

¿(Nos) vendemos los “bloggers”?

Ahora que está de moda la combinación (fatal) de términos “neutralidad+ Red”, he realizado el “sano” acto de reflexionar sobre la interesante relación que han establecido las marcas con los bloggers. Corregidme si me equivoco, pero es una relación que está muy afianzada en los blogueros de moda y MUA (make up artists). No obstante, también se ha extrapolado la tendencia a los gurús (líderes de opinión, influencers) y bloggers en general. Evidentemente, tienen mucho que ver en ello las agencias de publicidad y marketing, ya que éstas se encargan de ser mediadoras entre la empresa y el bloguero “perfecto” para éstas.

No obstante, es de rigor puntualizar un elemento antes de meterme en materia: un bloguero no es periodista. Se los dice una Licenciada en Ciencias de la información (rama Periodismo), es decir, periodista hasta la médula por vocación y por carrera, que también se considera bloguera por méritos propios (¡ya son 7 años diseñando y gestionando blogs!); por tanto, me atrevo a afirmar que no debemos esperar ningún tipo de objetividad y/o neutralidad en blogs personales.  Sí, lo reconozco, a mí eso del “periodismo ciudadano” no me convence, que no significa que lo censure. Para nada. Cualquier ciudadano tiene todo el derecho del mundo, más en la Red, a exponer sus opiniones o de informar de algún hecho noticioso que haya llegado a sus oídos. Pero ¿dónde queda la interpretación de la noticia? Bah, éste no es momento ni lugar para debatir sobre esta denostada profesión. Ojo, mi más absoluto respeto y admiración por aquellos bloggers que luchan, desde las trincheras de sus blogs, contra la censura, arriesgando incluso sus vidas. Ése es otro tema.

Continue reading “¿(Nos) vendemos los “bloggers”?”

¿Periodistas unidos? Yo me río

veraz.

(Del lat. verax, -?cis).

1. adj. Que dice, usa o profesa siempre la verdad.


Puede que parezca demagoga al juzgar como una categórica falacia la postura de algunos periodistas al sostener que debemos constituirnos como un frente común ante la preocupante situación que arrastra nuestra profesión. Una situación, de índole económica, que de sobra es conocida y que a muchos afecta directamente, mientras a otros los pilla de soslayo.

Ya de por sí, el periodismo está herido desde hace décadas, desde que los medios de comunicación cayeron en manos erradas, las empresariales y, por ende, políticas, que son las que manejan los hilos de la sociedad de información. Sí, todos lo sabemos, no obstante, hacemos alarde de que nuestra metodología se ajusta al código deontológico intrínseco que debería tener todo profesional, léase: veracidad, objetividad honorable…; vocablos perfectos, hasta se funden en tu boca cuando los pronuncias. Mas ¿por qué seguimos fingiendo?

Reconozco que me estoy yendo por las ramas. En realidad, de quién quiero hablar es del compañero/a de redacción, de ése que aprovecha la mínima oportunidad para competir, por no decir “pisotearte”, en vez de consolidarse contigo como equipo. Y más ahora que falta nos hace (dicen). Muchos pensaréis que hablo con resentimiento, que alguien me la ha jugado. No negaré que he conocido a muchos de este prototipo, y no a uno, sino a varios, que utilizan artimañas para promocionarse laboralmente. Pero, en esta ocasión, escribo desde la distancia, transcurrido un tiempo prudencial para eludir el despecho. Escribo desde la óptica de observar a otros periodistas, su actitud personal y “sinergia”.

Continue reading “¿Periodistas unidos? Yo me río”

La idiosincrasia bloguera

Éstos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros.

Groucho Marx.

 

Antes procuraba ser más personal a la hora de escribir en mi diario público, este lugar de código php, htm/html, javascript, entre otros. Un minúsculo rincón en el océano de la información, denominado blogosfera, creado el día que, en clase de la asignatura de Comunicación Audiovisual, la profesora sentenció: “¿qué pueden aportar estas personajillos llamados bloggers? ¿Qué se han creído?” Censuraba en primera instancia el uso de blogs como herramientas de comunicación, es más, los consideraba como la competencia desleal a los periodistas, personas preparadas -algunas, que no todas- con un título bajo el brazo.

El objetivo de este circunloquio es el de exponer cómo me he ido perdiendo. En un olvido del yo, encorseté mis ideales al ojo escrutador de los que me critican y siguen en la sombra. Moderé mis instintos, calmé la bestia que vomita palabras incómodas para el gran público. Sigo pensando que gran parte de los que tocan la opción “escribir un comentario“, ejercen este derecho bajo la diplomacia que impera en el ámbito de la literatura. Sinceramente, prefiero mil veces una crítica objetiva, constructiva, tales como señalarme alguna incoherencia en la estructura formal del texto, en la sintaxis e incluso alguna errata y/o falta de ortografía, antes que un comentario ligero.

Continue reading “La idiosincrasia bloguera”