La atención al cliente online: ‘Orange’ VS. ‘Pepephone’

Servicio de atención al cliente: «conjunto de actividades interrelacionadas que ofrece un suministrador con el fin de que el cliente obtenga el producto en el momento y lugar adecuado y se asegure un uso correcto del mismo». Wikipedia. 

[O]range posee uno de los peores servicios de atención al cliente que conozco: una gestión tan simple como el cambio de datos personales, se convirtió en un auténtico calvario con esta compañía telefónica. Necesitaba que actualizaran mis datos para solicitar la portabilidad a ‘Pepephone’ —en la oficina apenas tengo cobertura—, y, los operadores, cada vez que llamaba a su número de atención telefónica (unas 6 veces en diferente días), no se ponían de acuerdo sobre cuál era el procedimiento. Incluso en dos tiendas me comentaron que su sistema informático no les permitía hacer ese tipo de modificación, que solo se podía solicitar llamando a atención al cliente. Finalmente, quizá porque estaban hasta las narices de mi insistencia, optaron por mentir, ya que dos señoritas me aseguraron que ya estaba todo en orden (con grabación incluida), y que «perdonara las molestias ocasionadas…». Venga ya.

Dos veces rechazaron la portabilidad alegando que yo no era la propietaria de la línea.

Desesperada, opté por recurrir a ‘Pepephone‘ para rectificar los datos con los que me di de alta en su web. Y no solo me atendieron estupendamente por mensaje privado en Twitter, el correspondiente departamento relanzó dicha portabilidad (tras pedirme factura y DNI para confirmar que yo, y solo yo, soy la propietaria del número de móvil), y, en menos de tres días, ya tenía mi línea operativa —al margen del acoso y derribo de ‘Orange’ al ver que había conseguido irme—. Por cierto, France Telecom, ya va siendo hora de recibir documentos vía email y no por fax, ¡anticuados!

Acoso de Orange mediante SMS
No, nadie da EUROS, pero sí COBERTURA.

Continue reading “La atención al cliente online: ‘Orange’ VS. ‘Pepephone’”

Confesiones de una Social Media Addict (II)

Advertencia: en este post, espero sepa disculparme la RAE, utilizaré lenguaje 2.0. Tropelías para ilustre institución, pero habituales en la jerga de la Red. Aunque con las nuevas reglas ortográficas, poco importa si me tomo la licencia de utilizar dicho lenguaje…

locaConfieso que soy una Social Media Addict. Pertenezco al 10% de los usuarios de la Web 2.0; aquéllos a los que nos encantan, en demasía, los medios sociales. Recuerdo perfectamente el día (allá por el 99) que adquirí mi primer módem: un insípido sábado que dejó de serlo en cuanto salí de la tienda de informática con uno de 56k bajo el brazo (6.000 pesetas de mi primer sueldo, por cierto). Sin cortarme un pelo, desmonté la carcasa de mi PC e instalé el módem que era de tarjeta. Sí, yo solita instalé el susodicho. Lástima que la conexión a Terra se cayera cada 5 minutos… Migré a Canarias Telecom, pero también duré poco.

Para no alargar el tema, una vez que conseguí una conexión decente, comenzaron mis labores de investigación en la Red. ¿Qué se podía hacer en este nuevo mundo? Me registré en foros (creé varios), intenté ser sociable en los chats (pero no me gustaban; sólo se salva el IRC Hispano) y me interesé por la creación de webs (acabé aprendiendo código hmtl, y me gustaba mucho el PHP-Nuke, je). Encontré sumamente fascinante los tutoriales, los cuales devoraba (y sigo haciéndolo, pero en versión vídeo). He de reconocer que probé programas para “entrar” en otros ordenadores, en un alocado intento de ser hacker. Me descargaba programas sin ton ni son; incluso intenté aprender a programar en Visual Basic. Conocí el Napster, el cual tenía más virus que canciones. Mi madre me preguntó si quería estudiar informática. No, gracias.

Continue reading “Confesiones de una Social Media Addict (II)”

Confesiones de una Social Media Addict (I)

Advertencia: en este post, espero sepa disculparme la RAE, utilizaré lenguaje 2.0. Tropelías para ilustre institución, pero habituales en la jerga de la Red.

Confieso que soy una Social Media Addict. Pertenezco al 10% de los usuarios de la Web 2.0; aquéllos a los que nos encantan, en demasía, los medios sociales. Poseo, seguramente, un perfil en casi todas las redes sociales y comunidades afines a mis intereses (búscame en Google), ya que tengo alma de tester. Creo ciegamente en el marketing 2.0 y el community managament. Soy “tuitera” –follow @malalua, @ylkatapia-. No suelo hacer #FF.  Tengo una página “me gusta” en Facebook -y varios grupos en desuso-. He jugado, durante años, a varios MMORPG (en “castellano”, y para que se entienda, “juegos online multijugador“), y he descargado emuladores de videoconsolas  (ejem). No diré cuáles (!). Consumo manga y anime. Mi lema personal es “si no estás en la Red, no existes”. Dicen que soy hiperactiva hasta en Internet. Soy blogger desde hace seis años y he trabajado como proveedora de contenido Web. Diseño, si tengo tiempo, webs y blogs. Confío en Creative Commons y uso webs streaming -por ejemplo, Spotify-. Apoyo el arte en la Red y la cultura en 2.0. Mi primer módem 56K lo adquirí con mi primer sueldo, allá por el año 99, y me costó 6000 pesetas. No me avergüenza que me llamen geek, es todo un orgullo.