Press "Enter" to skip to content

Category: Reflexiones

Jodida metafísica

26/07/2011

Visualizo la pirámide de Maslow cuando escribo sobre algún aspecto relacionado con el existencialismo. No me pregunten el porqué. Cierto es que en la universidad nos la metieron por los ojos, hasta decir basta. Para muchos es un dogma, un método para alcanzar la autorrealización. La cúspide de la pirámide, dicen. Oh.

Para alcanzarla hay que satisfacer, en primer lugar, las necesidades fisiológicas, de seguridad y afiliación, íntimamente relacionadas con la irracionalidad. A medida que nos acercamos a la cima, el sentido de la vida y la autoestima hacen acto de presencia para juzgar si nos percibimos como seres realizados. Cansina escalada. Tictac, tictac.

Confianza

27/01/2011

Confianza. Se me han ocurrido muchas formas de enfocar sus letras, pero todas acaban ahogadas por lo frugal de mis pensamientos. Más ahora que los relojes se han confabulado contra mí. Mientras escribo me pregunto: ¿dónde quedan mis días?

Días con forma de recuerdos que perecen bajo la losa de un triste presente; un presente mentiroso, hastiado, ignorante del sentido de la existencia. Entre los escombros de ciudades destruidas, entre las lágrimas derramadas por hermanos, la confianza se extingue como la llama de una vela. Porque la confianza construye frágiles lazos. Unos lazos que acaban hechos jirones bajo la mirada atónita de quien creía tenerlos bien sujetos.

Plagio

07/12/2010

Uno. Si uno de los rasgos que nos diferencia del resto de los animales es la creatividad, es lógico que todos tengamos la capacidad de desarrollarla. Sobra decir que algunos tienen el don natural de la fluidez creativa, mientras que otros deben ejercitarse, a veces de sobremanera, para utilizarla (y ni por esas).

Escribir

6/11/2010

Poco a poco estoy recuperando el hábito de escribir. No pensé que costara tanto, pero todo es cuestión de dejarse llevar y olvidar, aunque sea un rato, de la cotidianidad. Cada vez me gusta más el lugar que es ahora mi hogar; es más, no percibo este piso como algo nuevo en mi vida, sino como mi anhelado rincón. Supongo que eso es bueno para recuperar la disciplina. Y aunque no tenga nada que decir, es de rigor escribir (ficción) todos los días; como en cualquier profesión o deporte, la práctica se hace indispensable para mejorar. Porque quién sabe si entre esos garabatos surge algo bueno.

Pensamiento creativo

Poseemos un talento que ilumina este circo romano, que devuelve la razón y protege de la locura universal: el pensamiento creativo.  Es la única cualidad a destacar en seres enfermizos que destruyen su propio entorno en la búsqueda de poder; un poder adherido al código genético como método para permanecer en la cúspide de la evolución. Hasta el aspecto más nimio de nuestras vidas está supeditado a este. Pero la razón humana, puta de filósofos, hace acto de presencia para evitar que nos destripemos los unos a los otros.  No obstante, será la propia razón la que nos hunda en la miseria. ¿Qué aportamos salvo cuando nos convertimos en polvo? Tantas preguntas formuladas como acto de estéril comprensión. Aun así somos afortunados: tenemos la capacidad de crear para justificar un burdo pretexto cuyo verbo es vivir.