Economía de la atención

14/09/2013

[S]i todos podemos y queremos participar de la construcción del conocimiento, es lógico que vivamos en una era de excesiva hiperconectividad y saturación informativa. La sobreabundancia y multitarea se deben a la facilidad con la que se producen y consumen contenidos digitales (principalmente a través del móvil). Esta situación ha deteriorado los modelos tradicionales publicitarios y de comunicación corporativa, convirtiendo a unas audiencias, anteriormente monoplataformas y cautivas, en un reto para los medios de comunicación convencionales —los cuales han adoptado modelos relacionales y participativos para no caer ante la presión publicitaria—. En este sentido, los que trabajamos en empresas informativas estamos obligados a cautivar confianza, generar interés continuado y convencer; es indispensable, por tanto, la formación en el ámbito digital.

Seguir leyendo