Falsas apariencias

Describir los peligros de las redes sociales no significa que se resten sus innumerables beneficios. Todo lo contrario: como servicio público, la divulgación de una Red más segura, que no contraviene el principio de neutralidad, es una vía óptima de hacer un uso provechoso de las comunidades en línea. O, al menos, mínimamente correcto. Y todos sabemos que esto último no es precisamente lo que las caracteriza: las habilidades sociales disminuyen por comportamientos negativos que se amplifican en su forma virtual. Pongamos un nimio ejemplo, en comparación a asuntos más relevantes, pero que también requiere de una reflexión: competir por me gustas, comentarios o favoritos en cada estado para reflejar la agenda más apasionante.

Seguir leyendo